Lunes 24 de Junio de 2024

  • 7.8º

7.8°


17 de mayo de 2024

Con La Presencia Del Obispo García Cuerva, El Homenaje A Carlos Mugica Rompió La Grieta En La Legislatura

Se inauguró en la Legislatura porteña la exposición “El Padre
Carlos Mugica vive en el corazón de su pueblo”, organizada por la Parroquia Cristo
Obrero y el Centro “Nuevo Tiempo”. Esta exhibición itinerante de documentos y objetos
que pertenecieron al sacerdote se exhibe en el Hall de Honor, a 50 años de su muerte,
por iniciativa del diputado Juan Manuel Valdés. Participaron del evento inaugural las
máximas autoridades porteñas de la Iglesia, legisladores de distintos espacios políticos y
amigos personales de Mugica. La muestra podrá visitarse el jueves 16, de 9 a 19 hs, y el
viernes 17, de 9 a 17 hs, en Perú 160.

Este miércoles 15 de mayo, se realizó el evento inaugural de la exposición “El Padre Carlos Mugica vive en el corazón de su pueblo”, una muestra itinerante de objetos personales del sacerdote que llega por primera vez a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. La exhibición fue organizada por el Centro “Nuevo Tiempo” y la Parroquia Cristo Obrero, que fundó Mugica en la Villa 31. Se presenta en el palacio legislativo al cumplirse medio siglo de su asesinato.
Participaron de la jornada las máximas autoridades de la Iglesia en la Ciudad: el
arzobispo Jorge Ignacio García Cuerva, y el vicario general de la arquidiócesis de Buenos Aires y vicario para las villas porteñas, Gustavo Carrara; así como el párroco de la Parroquia Cristo Obrero, Ignacio Bagattini, y el cura en Opción por los Pobres, Domingo Bresci.
La muestra itinerante recorrió múltiples villas de la Ciudad y el Gran Buenos Aires, y se inauguró en la Legislatura por iniciativa de Juan Manuel Valdés, diputado del bloque Unión por la Patria. “Mugica es un ejemplo de dedicación, de lucha y de solidaridad que debemos recordar siempre. Su compromiso por la causa de la justicia social y por la defensa de los más débiles fue inagotable, y su muerte temprana, en el marco de la violencia política de los años 70, aún en democracia, fue un fuerte golpe para quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo y trabajar con él. Vamos a entregarle una distinción
de interés cultural a la Parroquia Cristo Obrero y al Centro Nueva Tierra, por la
organización de esta conmovedora muestra, que nos permite seguir recordando al Padre
Mugica.”
Monseñor García Cuerva pronunció unas palabras de cierre, en las que llamó a recordar a
Mugica y seguir su ejemplo: “en 1974, cuando Carlos fue asesinado, los índices de
pobreza y la calidad de vida en Argentina eran otros. Creo que el mejor regalo que
podemos hacerle hoy es hacernos cargo entre todos, como decía el Papa Francisco en su
mensaje de este domingo.”
El panel de oradores contó asimismo con amigos personales del sacerdote: Ricardo
Capelli, que lo acompañó a Mugica en sus últimos momentos; y Berta Pintos, vecina de la
villa 31, hoy barrio Mugica. También asistió al acto Matías López, vicepresidente de la
Legislatura, y diputados de diversos bloques como el PRO, el Partido Socialista, la
UCR/Evolución y Unión por la Patria.

“Carlos fue la lucha nuestra del día a día”, expresó Berta Pintos, en un emotivo discurso
donde recordó la entrega solidaria del sacerdote, y continuó: “siempre estaba el padre
Mugica trabajando con pala y pico, colaborando con nosotros. Ayudándonos a colocar
canillas de agua más cerca de nuestras casas, a colocar postes de luz. Cuando se
incendiaba la villa, él estaba ahí, ayudándonos, poniendo una olla, pidiendo
colaboraciones. Él nos enseñó a los pobre a luchar, nos transmitió el valor para defender
nuestros derechos y pelear por lo que nos corresponde”.
La exposición con documentos y objetos que le pertenecieron al sacerdote, como los zapatos que usó hasta el último día, podrá visitarse de forma gratuita el jueves 16 de mayo, entre las 9 y las 19 hs, y el viernes 17 de mayo, entre las 9 y las 17 hs, en el Hall de Honor de la Legislatura Porteña (Perú 160).

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!